Exhibición: “Con la esperanza Intacta” – Muestra gráfica por la revuelta permanente en todo el continente)

0

Xilotrópico: grabando huella a huella los destellos que iluminan un continente posible desde abajo 

La presente muestra no es una exposición de arte. Con la esperanza intacta. Muestra gráfica x la revuelta permanente en todo el continente es un recorrido que permite observar cómo se traducen en gráfica distintos procesos que exceden el genio individual de un artista y que, en cambio, se desarrollan al calor de instancias colectivas de creación, organización y lucha. Con el oficio por delante (más artesanía que arte, más comunicación que abstracción), la pedagogía del aprender haciendo como escuela y el protagonismo de quienes habitan (y han habitado) Abya Yala/Nuestra América resistiendo, es que el recorrido de Xilotrópico ha tomado forma en imágenes plenas de vigencia, de urgencia muchas veces, y también de memoria, como un lenguaje que articula el pasado con el presente para imaginar el futuro.

Los trabajos aquí presentes se encuentran arraigados en los caminos que ha recorrido su autor en distintos planos: la población y el territorio, la pedagogía y el activismo, la universidad, la pegatina y la venta ambulante, así como distintos lugares fundamentalmente en Chile y Colombia. Con el grabado como campo amplio de desarrollo, la xilografía como ejercicio preferente y el soporte digital como una suerte de arma de disparo rápido, las obras que toman lugar en esta muestra se orientan hacia la construcción de un imaginario posible para una América creativa, en permanente resistencia y unidad.

El cartelismo político tiene un lugar preferente en la obra de Xilotrópico. En los carteles se entrelazan distintas voces, imágenes y sujetxs ante la necesidad contingente de ofrecer una reflexión, una idea o conceptualización, de las dinámicas que permiten nombrar(nos) desde lo popular en distintos contextos y contingencias propias de luchas que atraviesan nuestro continente. En los textos que titulan o acompañan a las imágenes predominan las frases hechas en contextos de movilización, las consignas, las letras de canciones y citas de poemas que sintetizan sentidos que superan temporalidades cuando se hace necesario llevar a la lengua, a la palabra, distintas formas de expresión popular. Los cuerpos que se hacen presentes en estas imágenes siempre son cuerpos en resistencia y los acompañan símbolos que denotan la lucha en su dimensión más práctica: capuchas, lanzas, flechas, fuego. Yendo más lejos, las llamas o elementos como la guñelve (emblema mapuche que representa al lucero del alba) tienden a aparecer reiteradamente, como suertes de clichés, en sintonía con la impresión tipográfica y su estrecha relación con la tradición del grabado.        

Otra hebra importante en esta muestra son los retratos. Rostros de mujeres, niñxs y jóvenes; indígenas, rostros mestizos, morenos, la mayoría de las veces anónimos. Rostros comunes del territorio americano que podemos considerar una contracara de la hegemonía colonial blanca que reina en terrenos como la publicidad en la propia América Mestiza. Si Warhol hacía exclusivos retratos para vender a las clases altas norteamericanas, Xilotrópico inunda gratuitamente las calles con rostros anónimos que evocan a aquellos que habitan comúnmente nuestros barrios. Aquí se revela como clave otro elemento que cruza las obras de esta muestra y que liga a su autor con sus orígenes como artista: la fotografía como base sobre la cual trabajar, lo que, a su vez, establece vínculos con otrxs creadorxs que logran capturar con sus cámaras imágenes que luego se transformarán en grabados.

Y es que toda esta muestra tiene su raíz en una trayectoria en que se intersectan espacios comunes, talleres y trabajos propios y ajenos. La obra de Xilotrópico es, en este sentido, compartida y resuena con su deseo de entender su labor artística como parte de un proyecto colectivo más que como un ejercicio individual. El cartelismo surge de luchas en el autor ha participado desde 2006: las frases surgen de ahí, de tomas y movilizaciones, primero en un liceo público en la comuna de La Florida, más adelante en el Pedagógico (UMCE) y los carteles nutren, luego, esos mismos procesos hasta llegar a las revueltas en Chile en 2019 o en Colombia en 2020; los retratos surgen de las colonias urbanas y los ejercicios de pedagogías críticas, de las poblaciones y de los encuentros con aquellos cuerpos que son atravesados -como el propio cuerpo- por las injusticias que son respondidas con lucha, resistencia, alegría y creatividad. 

Con la esperanza intacta no es una exposición de arte. Con la esperanza intacta es un resumen tentativo de una trayectoria en que el arte se pone al servicio de procesos colectivos, donde el artista no es un iluminado, sino un obrero que comparte el pan con sus semejantes.   

S. Valderrama (@alunizajes_)

Santiago de Chile. Abril de 2022

Elegir su Reacción!
Deja un comentario